Home | Blogs | Foros | Registrate | Consultas | Martes 28 de marzo de 2017
Usuario   Clave     Olvidé mi clave
     
Ir a la página de inicioIr a los Blogs
Mi Perfil
suletrasmonte
Susana María Cavallero
Monte - Argentina
Soy una mujer de 60 años, vividos al día de hoy 22 de mayo 2015. Me gusta escribir, leer, el café y el sol y el chocolate, el verde y el agua en mares, ríos, lagos y lagunas. Dibujo y pinto. Escribo historias, verdaderas? falsas? toda la vida es una gran comedia y nosotros los humanos grandes actores que jugamos roles diferentes cada día. Pongo aquí mis escritos para que juzguen, critiquen, alaben, odien o amen a mis personajes. Uds. sabrán que calificativo le darán.
Archivo de entradas | Mostrar datosDesplegar
Ocultar datos Noviembre 2012
CUADRADO
Mostrar datos Septiembre 2011
Mostrar datos Julio 2011
Mostrar datos Mayo 2011
Mostrar datos Marzo 2011
Mostrar datos Enero 2011
Mostrar datos Diciembre 2010
Mostrar datos Noviembre 2010
Mostrar datos Octubre 2010
Mostrar datos Septiembre 2010
Mostrar datos Agosto 2010
Mostrar datos Julio 2010
Mostrar datos Junio 2010
Mostrar datos Mayo 2010
Mostrar datos Abril 2010
Mostrar datos Marzo 2010
Mostrar datos Febrero 2010
Mostrar datos Enero 2010
Mostrar datos Diciembre 2009
Mostrar datos Noviembre 2009
Mostrar datos Octubre 2009
Mostrar datos Septiembre 2009
Mostrar datos Agosto 2009
Mostrar datos Julio 2009
Mostrar datos Junio 2009
Mostrar datos Mayo 2009
Mostrar datos Abril 2009
Mostrar datos Marzo 2009
Mostrar datos Febrero 2009
Mostrar datos Enero 2009
Mostrar datos Diciembre 2008
Mostrar datos Noviembre 2008
Mostrar datos Octubre 2008
Mostrar datos Septiembre 2008
Mostrar datos Agosto 2008
Mostrar datos Julio 2008
Mostrar datos Junio 2008
Entrá a Radio La Quebrada

Últimos comentarios de este Blog

05/06/13 | 20:32: nenaemoxa dice:
que mal lo hisites
03/12/12 | 07:31: Elena A. Navaro (Falta tiempo para tanto decir) dice:
Muy bueno tu texto, sobre todo original, me gustó. Cariños Elena
08/10/11 | 16:16: suletrasmonte dice:
Maria del Carmen Lima: ¿¿Porque doy verguenza? No se preocupe quizá el comentario no le atañe a Ud. Además no se quien es Ud.je je...o es una de los tantos que borró la opción \\\"VOTA ESTE TEXTO\\\"
Vínculos
facebook
La sed de la piedra La sed de la piedra


Este libro no pretende apagar tu sed. Unas veces será agua y otras, arena. No hay por qu&e... Ampliar

Comprar$ 35.00

suletrasmonte


Aquí mostraré algunos de mis cuentos y /o por que no mis poesías.
Soy una aficcionada sin títulos habilitantes. Me gusta escribir y todas las ramas del arte. Sin cursos ni preparación. Solo ganas de que conozcan mis cuentitos


Escribí un comentarioEscribí tu comentario Enviá este artículoEnvialo a un amigo Votá este artículoVotá este texto CompartirCompartir Texto al 100% Aumentar texto

CUADRADO



 

                                                    CUADRADO

 

El otoño se está demorando demasiado este año. Hay un calor extraño, pesado y húmedo que desconcierta a los árboles que no saben como comportarse. Allá abajo, el único árbol que puedo divisar desde la ventana, se deja desvestir poco a poco, se asemeja a una bailarina de burdel, se balancea  en forma rítmica por un viento no muy fuerte que la va despojando de sus hojas amarillas. No termina de desnudarse, unas débiles ramitas sostienen todavía muchas hojas que hacen equilibrio en el aire.

La tarde va cayendo y la calle ya está en sombras, alguno que otro transeúnte camina apurado sin mirar a su alrededor.  Concentrados en sus cosas, seguramente.

Dejo caer la cortina sobre los vidrios sucios. Hoy los tendría que haber limpiado, pero no tuve ganas. Bajo la persiana, así, como cerrando una etapa ya pasada.

Miro a mi alrededor las paredes, el piso, el techo, todo cuadrado, sin gracia, dos cuadritos comprados en una feria barata, dos aguamarinas ordinarias que en su momento me parecieron que eran de una calma sanadora, ahora las veo groseras y sin encanto. El piso de mosaicos gastados, con agujeritos en los límites de cada baldosa que siempre confundo con mugre y los rasco y los rasco, dándome cuenta más tarde que son roturas, el techo con su yeso cuarteado, bien disimulado por una gruesa capa de pintura blanca, en el rincón derecho la cocina, mínima, con su alacena de fórmica, incómoda y pequeña, en el otro rincón mi cama, cama es una palabra demasiado amplia para describirla, más bien es una especie de sofá que armo y desarmo todos los días al levantarme, duermo apretujada, en posición fetal, para aprovechar más es espacio.

Cada ángulo del cuadrado está disimulado por pilas de libros y apuntes, donde se mezclan novelas baratas con papeles sueltos o anillados de los trabajos prácticos ya presentados, escapándose los clips de las arrugadas hojas. Una mezcolanza de papel corrugado, láminas, y materiales varios que hacen equilibrio en forma peligrosa.

 Luego, si, está el baño, en comparación con esta habitación escasa, el baño es grande, tiene su ducha, sus artefactos sanitarios bien distribuidos y lo más importante, tiene puerta. Intimidad. Me da la sensación de seguridad. Un lugar donde esconder mi realidad.

Prendo la luz y busco los apuntes de la facultad. Tiro todo arriba de la mesa, esparzo las hojas, las cuento, las doy vuelta, las agrupo otra vez y al final las dejo allí, todas revueltas.

Enciendo un fósforo y lo acerco a la hornalla de la cocina, pongo agua a calentar para hacer un café pensando en que el departamento se me viene encima. Lo extraño. Extraño su sonrisa cómplice, esa habilidad que tenía para mostrarme el lado bueno de de las cosas.

Mis ojos veían diferente a través de los suyos, el departamento era hermoso, un nido agradable, suave y blando donde acurrucarse por las noches, la ventanita estrecha que me mostraba el pedacito de calle con su árbol me recordaba lo bello de la vida. Los sueños compartidos, los planes de un futuro común. Pero ahora...

Ya no hay nada de eso, el cuarto es oscuro y maloliente, polvoriento, con escasos muebles sin personalidad, un cuadrado silencioso donde no puedo respirar, y él no está.

Murió. No físicamente por supuesto. Murió su amor, mi amor, todo murió. Tiempo. Eso dijo. Tiempo.

Pero los dos sabemos que no hay tiempo. Se terminó su risa, la mía, se terminó todo. El teléfono en el techo de la heladera enmudeció hace muchos días, ya no sé cuantos. Muchos. De tanto en tanto lo miro, queriéndole arrancar un sonido cálido, pero creo que también ha muerto.

Llevo también muchos días aquí adentro, el aire está viciado, afuera parece que la vida sigue su curso, sin mí, me pregunto cómo es posible que el mundo siga rodando y yo aquí, detenida, presa en esta caja de cemento, añorando un pasado que difícilmente volverá.  Se están acabando los alimentos, no tengo ganas de abrir ese otro agujero y salir al pasillo, entrar a la otra caja eléctrica y bajar a la calle. Muchas puertas, muchos cuadrados y rectángulos, mucha geometría de lados precisos, paralelas que nunca se cierran, ángulos rectos que me comprimen el alma.  

Tomo un sorbo del café, está caliente, pero me despierta, vuelvo a abrir la persiana, allá abajo, el arbolito ya casi terminó de privarse de sus amarillas hojas y una rama se agita saludando. Corro el vidrio y me asomo al vacío. La calle me llama, las ramas desnudas, obscenas me llaman, las paredes lisas del edificio hacen presión para que me deslice hacía abajo...

Un viento helado me revuelve el pelo y mis ojos se llenan de lágrimas. Allá abajo, otro cuadrado, la vereda sucia...

Con un respingo echó la cabeza hacía atrás, cierro con un golpe la ventana, quedo un rato inmóvil con la cara pegada al vidrio, empiezo a sacarme la ropa, despacio, una cosa por vez, capas de cosas que voy arrojando al piso, hasta quedar desnuda, igual que el árbol amarillo, despojada, vulnerable.  Atravieso la única puerta interior de esta cárcel voluntaria y decido bañarme. Mañana tengo clases muy temprano en la facultad...

 

 

 

 

                                                                                     CAVALLERO Susana

 

 


Calificación:  Malo Regular Regular - 3 votos  - Ingresá tu voto

Comentarios de nuestros lectores - Escribí tu comentario
03/12/12 | 07:31: Elena A. Navaro (Falta tiempo para tanto decir) dice:
Muy bueno tu texto, sobre todo original, me gustó. Cariños Elena
neivaro@gmail.com
 
Últimas entradas del mes
25/03 | 23:11 OTRO DÍA MÁS
14/03 | 14:57 QUIZÁ
24/03 | 19:47 TIENEN QUE ACEPTAR
08/03 | 15:27 MUJER
02/03 | 18:39 EMOCIÓN DISTRAIDA
31/03 | 12:10 NIÑA
16/03 | 17:34 LA INVASIÓN
14/03 | 09:27 FUE AYER


Radio La Quebrada Radio de Tango Indexarte Escribirte OccidentesEscuchanos
Noticias | Efemérides | Novedades | Ventas | Biografias | Textos | Audio | Recomendados | Entrevistas | Informes | Agenda | Concursos | Editoriales | Lugares | Actividades | Blogs | Foros | TiendaFundación | Letras de Tango I | Letras de Tango II | Contacto | Boletín
© 2006-2017- www.escribirte.com | Todos los derechos reservados   | Diseño Web | Canales RSSRSS