Home | Blogs | Foros | Registrate | Consultas | Lunes 21 de octubre de 2019
Usuario   Clave     Olvidé mi clave
     
Ir a la página de inicioIr a los Blogs
Mi Perfil
suletrasmonte
Susana María Cavallero
Monte - Argentina
Soy una mujer de 60 años, vividos al día de hoy 22 de mayo 2015. Me gusta escribir, leer, el café y el sol y el chocolate, el verde y el agua en mares, ríos, lagos y lagunas. Dibujo y pinto. Escribo historias, verdaderas? falsas? toda la vida es una gran comedia y nosotros los humanos grandes actores que jugamos roles diferentes cada día. Pongo aquí mis escritos para que juzguen, critiquen, alaben, odien o amen a mis personajes. Uds. sabrán que calificativo le darán.
Archivo de entradas | Mostrar datosDesplegar
Ocultar datos Noviembre 2012
CUADRADO
Mostrar datos Septiembre 2011
Mostrar datos Julio 2011
Mostrar datos Mayo 2011
Mostrar datos Marzo 2011
Mostrar datos Enero 2011
Mostrar datos Diciembre 2010
Mostrar datos Noviembre 2010
Mostrar datos Octubre 2010
Mostrar datos Septiembre 2010
Mostrar datos Agosto 2010
Mostrar datos Julio 2010
Mostrar datos Junio 2010
Mostrar datos Mayo 2010
Mostrar datos Abril 2010
Mostrar datos Marzo 2010
Mostrar datos Febrero 2010
Mostrar datos Enero 2010
Mostrar datos Diciembre 2009
Mostrar datos Noviembre 2009
Mostrar datos Octubre 2009
Mostrar datos Septiembre 2009
Mostrar datos Agosto 2009
Mostrar datos Julio 2009
Mostrar datos Junio 2009
Mostrar datos Mayo 2009
Mostrar datos Abril 2009
Mostrar datos Marzo 2009
Mostrar datos Febrero 2009
Mostrar datos Enero 2009
Mostrar datos Diciembre 2008
Mostrar datos Noviembre 2008
Mostrar datos Octubre 2008
Mostrar datos Septiembre 2008
Mostrar datos Agosto 2008
Mostrar datos Julio 2008
Mostrar datos Junio 2008
Diseño web

Últimos comentarios de este Blog

05/06/13 | 20:32: nenaemoxa dice:
que mal lo hisites
03/12/12 | 07:31: Elena A. Navaro (Falta tiempo para tanto decir) dice:
Muy bueno tu texto, sobre todo original, me gustó. Cariños Elena
08/10/11 | 16:16: suletrasmonte dice:
Maria del Carmen Lima: ¿¿Porque doy verguenza? No se preocupe quizá el comentario no le atañe a Ud. Además no se quien es Ud.je je...o es una de los tantos que borró la opción \\\"VOTA ESTE TEXTO\\\"
Vínculos
facebook
Tabaco y dos terrones Tabaco y dos terrones


"... pero el niño
tiene un cuaderno abierto en la parte aguda del blanco
y sus ojos se... Ampliar

Comprar$ 20.00
Entrá a Radio La Quebrada

suletrasmonte


Aquí mostraré algunos de mis cuentos y /o por que no mis poesías.
Soy una aficcionada sin títulos habilitantes. Me gusta escribir y todas las ramas del arte. Sin cursos ni preparación. Solo ganas de que conozcan mis cuentitos


Escribí un comentarioEscribí tu comentario Enviá este artículoEnvialo a un amigo Votá este artículoVotá este texto CompartirCompartir Texto al 100% Aumentar texto

SIN DESTINO



                                               SIN DESTINO

 

Morder la almohada y gemir sin control hasta la madrugada y desear con todas las fuerzas de su corazón que algo cambiase la situación y le permitiese ver una luz en ese túnel lóbrego en que se había convertido su vida, se había hecho carne en Emilia.  Pero sus ruegos no encontraban eco y las mañanas la hallaban exhausta y sin alivio para su estado de desasosiego.  Sabía con certeza que lo amaba.  No rogaba a Dios porque no se animaba a escuchar la respuesta de éste, estaba en falta y no podía confiar su secreto a nadie.  Creía en forma contundente que algún día sería castigada pero no lograba evitar sentir lo que sentía.

Iba más allá de la comprensión humana, se repetía una y mil veces que eso que le sucedía era irregular, penoso, casi aberrante y a la vez disfrutaba y deseaba seguir experimentando ese amor por él.

Su joven vida se había convertido en un círculo vicioso, despertaba pensando en Julián y se dormía pensando en él.  Su rostro, sus manos, su sonrisa, sus palabras, sus ojos, todo él ocupaba la mente y el corazón, las fantasías más alocadas poblaban sus sueños. Era imposible arrancarlo de su ser.  Sería cómo matarlo.

Todo había empezado con una mirada, quizá la misma mirada que él dirigió a todas sus compañeras de clase el primer día que se presentó y con una voz dulce y fuerte explicó los inicios de la filosofía, Emilia tuvo una sensación desconocida que le ganaba la razón y un fuego de lava ardiendo penetró en su alma. La mirada fue para ella. Lo podría afirmar con seguridad.

Julián tenía una forma particular de explicar la materia, la palabra de los filósofos se volvía sencilla y comprensible, Sócrates volvía a la vida a través de sus palabras, todo su rostro se iluminaba e irradiaba una fuerza sublime abarcando la sabiduría universal en cada lección que dictaba.  Emilia supo muy pronto que Julián también experimentaba la llama de la pasión. El poder de la mirada se convirtió para los dos en un secreto dulce y en un enigma a develar.  El trataba por todos los medios de esconder la atracción que lo ganaba día a día, y ella, ella simplemente no podía disimular.

El año se deslizaba raudo y Emilia solo esperaba su clase. Lo escuchaba extasiada, nada más importaba cuando él alzaba sus ojos verdes y la miraba. Sólo a ella...

Cuando el sol de la mañana se colaba a través de los ventanales del aula, ella con su pelo cobrizo brillante, el hoyuelo en la mejilla izquierda cuando sonreía y los labios ávidos de deseo no saciado entrecerraba los ojos y lo llamaba sin palabras, despertaba los sentidos más extraños y lujuriosos en Julián que tenía que hacer un esfuerzo titánico para no correr hacía ella y levantarla del banco y acunarla en sus brazos y morder esa boca fresca e inocente que le pedía alivio golosa de pasión.

Julián sabía que era imposible. La seguridad de su existencia se tambaleaba, sus convicciones habían caído en forma estrepitosa derrumbando la estructura sólida en que había basado su vida.

Ella era una niña y debía verla y tratarla cómo tal.  Pero una fuerza mayor lo doblegaba y le dificultaba la claridad con que se había manejado siempre.

Sus primeros encuentros fuera de clase fueron inevitables. Las charlas inocentes derivaron en una atracción irresistible que no podían anular.

Julián escuchó muchas veces los problemas de las adolescentes del colegio, pero con Emilia fue distinto y empezó a esperar con ansías  esos contados minutos que disponía para estar con ella, aunque fuera para sentarse y mirarse en silencio.

Fue Emilia quien con la insensatez de la juventud tiró la primera piedra que cayó en  un Julián maduro hiriéndolo en el centro mismo del corazón. Él trató de desviar el deslumbramiento por ella, más no lo logró, sólo supo avivar la llama divina del amor que los encendía hasta abrasarlos con su calor.

Comenzó un secreto no tan secreto y los amantes sin serlo, compartían una pasión prohibida que constaba de largas miradas, largos silencios y grandes lágrimas.

Corrían los años 50 y todo conjugaba en contra. Una vida ya construida en él, una juventud incipiente en ella, las familias tradicionales, la sociedad pacata que no admitía un romance de tal envergadura. Y la culpa. ¡OH! La culpa instalada en esos corazones puros que manchaba de oscuro un sentimiento sano.

Emilia estudiaba pupila en el colegio Santo Sagrario, regido por las hermanas de la congregación Hijas de María y Julián era profesor de filosofía, con casi cuarenta años y un prestigio confiable.

Los encuentros se hicieron furtivos luego de las clases, a veces debajo de las glicinas en el jardín, en la sala de estudios o en la galería a la sombra de los jazmines, o algún lugar que no despertara sospechas. Se tomaban de las manos y sus ojos se buscaban queriendo leer el alma del otro en las largas miradas que se prodigaban.

Emilia soñaba que algún día su amor podría gritarse a los cuatro vientos y sería feliz por siempre.  Julián en cambio vivía torturado por las dudas. La amaba. Pero en su posición era difícil afrontar toda una sociedad intransigente.

Su estado de ánimo influyó en el físico y adelgazó tanto que la ropa le colgaba y el rostro denunciaba en silencio el sufrimiento que lo atenazaba.

Todo concluyó cuando una de las hermanas se dirigía a la capilla y los vio cerca de una columna de la galería en actitud equívoca.  Dándose su primer y único beso de amor.

El escándalo fue terrible. Convocaron a los padres de Emilia y ésta fue expulsada del colegio.

A Julián no le fue mejor.  La humillación que sufrió frente a las hermanas y al director del colegio se le sumó el alejamiento de su amada, lo que también desembocó en una expulsión.  Los enamorados no tuvieron oportunidad de verse por última vez.

Al día siguiente el diario "El Progreso" de la capital daba la noticia en primera plana: "Sacerdote católico apareció ahorcado. Su cuerpo colgaba de la araña central de la capilla del Colegio Santo Sagrario. Dejó dos cartas, una explicando los motivos de su decisión y otra para una alumna de cuarto año bachiller llamada Emilia."

 

 

 

 

                                                            CAVALLERO Susana   

 

 

 


Calificación:  Malo Regular Bueno Muy bueno Muy bueno - 4 votos  - Ingresá tu voto

Comentarios de nuestros lectores - Escribí tu comentario
15/08/10 | 22:21: Carmen dice:
Genial el remate, no me lo esperaba. Por supuesto que para un desarrollo execelente
elenalab@hotmail.com
 
Últimas entradas del mes
29/10 | 16:28 SIN TITULO
24/10 | 21:37 INVOCACIÓN DESAFORTUNADA
14/10 | 16:41 DIA DE LA MADRE
24/10 | 11:42 EL AMANTE
18/10 | 14:29 madres


Radio La Quebrada Radio de Tango Indexarte Escribirte OccidentesEscuchanos
Noticias | Efemérides | Novedades | Biografias | Textos | Audio | Recomendados | Entrevistas | Informes | Agenda | Concursos | Editoriales | Lugares | Actividades | Blogs | Letras de Tango I | Letras de Tango II | Contacto | Boletín
© 2006-2019- www.escribirte.com | Todos los derechos reservados   | Diseño Web | Canales RSSRSS