Home | Blogs | Foros | Registrate | Consultas | Lunes 21 de octubre de 2019
Usuario   Clave     Olvidé mi clave
     
Ir a la página de inicioIr a los Blogs
Mi Perfil
suletrasmonte
Susana María Cavallero
Monte - Argentina
Soy una mujer de 60 años, vividos al día de hoy 22 de mayo 2015. Me gusta escribir, leer, el café y el sol y el chocolate, el verde y el agua en mares, ríos, lagos y lagunas. Dibujo y pinto. Escribo historias, verdaderas? falsas? toda la vida es una gran comedia y nosotros los humanos grandes actores que jugamos roles diferentes cada día. Pongo aquí mis escritos para que juzguen, critiquen, alaben, odien o amen a mis personajes. Uds. sabrán que calificativo le darán.
Archivo de entradas | Mostrar datosDesplegar
Ocultar datos Noviembre 2012
CUADRADO
Mostrar datos Septiembre 2011
Mostrar datos Julio 2011
Mostrar datos Mayo 2011
Mostrar datos Marzo 2011
Mostrar datos Enero 2011
Mostrar datos Diciembre 2010
Mostrar datos Noviembre 2010
Mostrar datos Octubre 2010
Mostrar datos Septiembre 2010
Mostrar datos Agosto 2010
Mostrar datos Julio 2010
Mostrar datos Junio 2010
Mostrar datos Mayo 2010
Mostrar datos Abril 2010
Mostrar datos Marzo 2010
Mostrar datos Febrero 2010
Mostrar datos Enero 2010
Mostrar datos Diciembre 2009
Mostrar datos Noviembre 2009
Mostrar datos Octubre 2009
Mostrar datos Septiembre 2009
Mostrar datos Agosto 2009
Mostrar datos Julio 2009
Mostrar datos Junio 2009
Mostrar datos Mayo 2009
Mostrar datos Abril 2009
Mostrar datos Marzo 2009
Mostrar datos Febrero 2009
Mostrar datos Enero 2009
Mostrar datos Diciembre 2008
Mostrar datos Noviembre 2008
Mostrar datos Octubre 2008
Mostrar datos Septiembre 2008
Mostrar datos Agosto 2008
Mostrar datos Julio 2008
Mostrar datos Junio 2008
Publique su taller

Últimos comentarios de este Blog

05/06/13 | 20:32: nenaemoxa dice:
que mal lo hisites
03/12/12 | 07:31: Elena A. Navaro (Falta tiempo para tanto decir) dice:
Muy bueno tu texto, sobre todo original, me gustó. Cariños Elena
08/10/11 | 16:16: suletrasmonte dice:
Maria del Carmen Lima: ¿¿Porque doy verguenza? No se preocupe quizá el comentario no le atañe a Ud. Además no se quien es Ud.je je...o es una de los tantos que borró la opción \\\"VOTA ESTE TEXTO\\\"
Vínculos
facebook
Eva en el espejo Eva en el espejo


Texto ritual. El sexo como infinitas facetas de un diamante para ser recorrido. Imperio de los cu... Ampliar

Comprar$ 40.00

Entrá a Radio La Quebrada

suletrasmonte


Aquí mostraré algunos de mis cuentos y /o por que no mis poesías.
Soy una aficcionada sin títulos habilitantes. Me gusta escribir y todas las ramas del arte. Sin cursos ni preparación. Solo ganas de que conozcan mis cuentitos


Escribí un comentarioEscribí tu comentario Enviá este artículoEnvialo a un amigo Votá este artículoVotá este texto CompartirCompartir Texto al 100% Aumentar texto

LA INVASIÓN



                                                       LA INVASION

 

A lo largo de la vida, nosotros, las personas, adquirimos objetos, nos regalan y tenemos un montón de pertenencias que vamos atesorando por años y años, cosas a veces inservibles o fuera de uso que guardamos por un valor sentimental o porque nos trae un recuerdo lindo, o simplemente porque no somos capaces de tirar nada.  Nos parece que el objeto va a ser usado para algo determinado, aunque jamás nos acordamos que duerme en el fondo de un cajón.

Lo único que no tenemos en cuenta es que cómo todos los seres vivos, también un día nos morimos y allí termina nuestra vida y nuestra intimidad.

Padres, hijos, hermanos o cualquier familiar, penetra en nuestro mundo intimo, en nuestros secretos,  allí es donde una o varias personas analizan cartas, recuerdos, ropas, papeles, documentos, todas pertenencias que en vida guardamos celosamente de miradas indiscretas, cosas personales que estaban fuera del juicio ajeno, se empieza a descubrir y a leer tarjetas y cartas personales, se hace una selección de joyas, ropas, muebles, se reparte lo que nos gusta e interesa, el resto se regala o se tira.  Se dispone en definitiva de toda una vida de compras o elecciones particulares, se desmenuza, se critica, se leen cosas que en vida de la persona jamás se haría, se juzga, se invade la intimidad de alguien que fue, que existió, soñó, sufrió y gozó, nos metemos en esa vida, volvemos al pasado, se recrea otra vez toda una existencia junto a ese ser.

A veces resulta grato, otras no tanto, trae dolor revivir cosas que uno no quiere recordar, pero es necesario, hay que hacerlo.

Así me siento en este momento en que estoy con mí hermana menor, mirando desalentada la titánica tarea que nos espera en la casa de nuestra hermana mayor recientemente muerta.

Por donde se mire vemos montañas de objetos inanimados que nos rodean, es imposible de describir coherentemente la cantidad de cosas unas arriba de las otras, así cómo caían, quedaban, es una mezcla de objetos formando montones casi de la altura de una persona, parece que un tornado hubiera pasado, batido y tirado todo el contenido de una casa de muñecas, desde frascos hasta comestibles.  Papeles, revistas, diarios apilados prolijamente sobre banquetas, mostradores, llegando casi hasta el techo, zapatos, cajas vacías de todo tamaño, mercadería de todo tipo.  No sabemos por donde empezar, hay que calcular un local comercial lleno de mercadería, tirada en el suelo, en los estantes, golosinas en mal estado, dos habitaciones, una cocina y baño, todo en el mismo estado caótico,  donde las telas de araña fueron formando un manto que cubre rincones y paredes.

He tratado de hacer un cálculo aproximado de cuanta basura se puede acumular en diez años, fecha de la muerte de nuestro padre. Desde esa época, mi hermana no limpió, no barrió, no tiró más nada, consumía y dejaba los envases vacíos ¿Cuánto se puede acumular?  La respuesta está entre estas paredes, se puede reconstruir fácilmente la vida de esta singular mujer a través de su basura.  Compraba ropa por catálogo por correo, están las cajas que contenían lencería, ropa, perfumes, los recibos de pago, también hay paquetes de perfumería cerrados, parece que compraba y luego no los abría, o se olvidaba e iban quedando debajo de otros objetos, ya casi no le quedaba lugar para caminar, para dormir, su cama es una montaña de ropa, mantas, cajitas, pilas, lleno de pilas de radio, con un aspecto de llevar así mucho tiempo, cómo una vivienda abandonada, un colchón antiguo de lana, destripado y regado el suelo con repugnantes vellones de lana gris oscuro.

Son montañas de objetos con unas ligeras depresiones que forman un caminito, no se ve el piso, hay que caminar pisando papeles y cajas, ropas, envases de comestibles, frascos de mermelada y café vacíos, bandejas de comida comprada, envases de jabones, perfumes, cremas, envoltorios de golosinas.

Sobre todas las superficies hay papelitos escritos con una letra inteligible, por lo apretado de su trazo, fotos familiares, no se termina de describir uno por uno los objetos, son miles.

A través de los días, vamos despejando las habitaciones, tiramos, embolsamos cosas en mal estado, revisamos papel por papel, descubrimos sillas y muebles chicos bajo esas montañas de diarios, simplemente se cubrían de cosas y así quedaban, sepultadas.

¡Lo que puede una mente enferma! No entendemos que pasaría por su cabeza para vivir de ese modo.  Cuando le hacían notar lo anormal de su proceder, ella lo negaba, no veía realmente nada fuera de lo común en su forma de vivir.  Pienso que simplemente no podía desprenderse de nada, cada papel de alfajor que guardaba era de su propiedad y no podía abandonarlo.

Quizá un psicólogo pueda analizar lo que sentía ella al no tirar nada,  quizá consideraba que había perdido mucho en la vida y no quería seguir perdiendo más, así que guardaba, acumulaba, todo era suyo, no podía sencillamente dar algo que le pertenecía.

A pesar de su mente desequilibrada, no puedo dejar de sentir que esto es una invasión, estoy leyendo cartas de ella, de su antiguo novio, no quiero hacerlo, pero la curiosidad puede más, siempre tienta saber de la vida ajena.

Invasión psíquica y física, todos estamos invadiendo su cuerpo, su mente, nosotras, sus hermanas, el asesino, la policía, los forenses, todos nosotros atacamos su humanidad, su intimidad, intimidad que dejó de ser en el momento que el asesino atravesó la línea que limita su vida con la de ella, ese ser que se llevó con cada golpe, sus sueños, su realidad, su locura, se llevó todo, su sangre, puso punto final a una existencia triste y equivocada, invadió un terreno que no le pertenecía y avasalló con sus demonios internos su cuerpo. Se apropió de su vida sin derecho, sin razones, con el único propósito de quedarse con sus pertenencias, de sacarle dinero. Sólo eso.

Porque suponemos que fue un robo, se tomaron el derecho de disponer nada menos que de una vida, laceraron su cuerpo con golpes y ataduras, sofocaron sus gritos con un pañuelo atascado en su garganta, hicieron uso de una violencia extrema.

Sin desearlo, vuelvo a recordar mi niñez y adolescencia junto a esta hermana, con la cual nunca tuve puntos de afinidad, su forma de vivir y pensar no coincidía con la mía, sólo teníamos el lazo indisoluble de la sangre, que aunque parezca increíble y duro a veces no alcanza para quererse.  Nuestra vida fue conflictiva, infeliz, una carga pesada que jamás se alivia, no importan los años pasados o las lejanías geográficas, traté de hacer mí vida lejos de ella, en paz, pero el destino acecha y otra vez esa paz se hizo añicos.

Siento que otra vez soy parte de esta historia y estoy donde no quiero estar, metiéndome en sus cosas, no tengo salida ni escapatoria, soy parte de la invasión.

A ella la atrapó su propia basura, no pudo escapar, no pudo correr, no había lugar, no se podía caminar.  Sus propios deshechos cubrían los espacios libres.

Todo se conjugó en su contra para ayudar al destino cruel, y se fue estrechando el cerco cómo una trampa, cerrándose sobre ella, su mente extraviada, su soledad, su basura, la oportunidad de los delincuentes, el afán de adueñarse de su supuesto dinero, todo terminó de manera trágica y allí quedó en el fondo de un barranco de basura, en un caminito, cómo una cosa más, cómo algo desechable y sin importancia.

Su cara llena de sangre seca.  Su boca tapada con el pañuelo estampado con florcitas, atada con un cable de plancha, los pies y las manos, boca abajo, la flacura de su cuerpo rígido y su piel gris transitada por una pequeña hormiga, que indiferente al horror caminaba por su cuello inmóvil.

Así ví a mi hermana mayor el día de su asesinato, imagen terrible que no se me borra de la mente, me persigue día y noche sin descanso.  Tengo esa sensación de impotencia al ver a los policías y peritos buscando pruebas, revolviendo entre la basura para ver si encontraban el arma utilizada, levantando las piernas para pasar por sobre su cuerpo, por que no se podía caminar al estar todo el espacio ocupado por basura.

Y ahí mismo, ya en ese espantoso momento, sentí que comenzaba la invasión, nuestra, de policías, vecinos y curiosos, arracimados en la calle.  Todos hablando y comentando, preguntas sin respuestas, hipótesis, buscando la razón de la sin razón, explicar cosas que no entendíamos, explicar el pasado, intimidades de la familia, todo fue cuestionado, desmenuzado e investigado, juzgado sin juicio, en un día interminable de dolor e incredulidad.

Una invasión que no termina, sigue, sigue...

 

 

 

                                                                              CAVALLERO Susana

 

 

 

 

 


Calificación:  Malo Regular Bueno Muy bueno Excelente Excelente - 1 voto  - Ingresá tu voto

Comentarios de nuestros lectores - Escribí tu comentario
17/03/09 | 15:19: DIEGO (AL LADO DEL CAMINO) dice:
HOLA SUSANA. SOY DIEGO, RECIBI TU COMENTARIO EN MI BLOG. PRIMERO QUIERO AGRADECERTE Y SEGUNDO NADA. ME HE QUEDADO SIN PALABRAS. CREO QUE ES LO MEJOR QUE UNO PUEDE HACER ANTE TU TESTIMONIO. CREO QUE YA NOS HEMOS CONTACTADO ANTES, POR EL MISMO TEMA. EVIDENTEMENTE RECORREMOS UN CAMINO QUE NOS CONDUCE AL DESASTRE, ES DIFICIL SER OPTIMISTAS. LA DEGRADACION MORAL QEU NOS RODEA ES TAL, QUE HABRA QUE TRABAJAR DURISIMO PARA RECUPERAR TANTAS COSAS PERDIDAS. CLARO QUE LAS VICTIMAS YA NO SE RECUPERAN MAS. LOS SERES QUERIDOS DE LA VICTIMA CONTINUAN CON SU CALVARIO LUEGO DEL TRAGICO MOMENTO. DEBEN ENTERRAR A SUS MUERTOS, VER QEU LOS ASESINOS SIGUEN SUELTOS Y ENTENDER AL FINAL QUE TODO HA SIDO PARA NADA. MUCHAS VECES UNO QUISIERA ENCONTRAR UN MENSAJE ALENTADOR CON RESPECTO A ESTE CANIBALISMO QUE NOS INVADE, PERO ES MUY DIFICIL Y ADEMAS NO QUISIERA TAMPOCO CAER EN DISCURSOS ABSURDOS. LA REALIDAD ES LA UNICA VERDAD. Y HOY NOS ESTAN MATANDO. MI MAS FRATERNAL ABRAZO PARA TI. Y UNA VEZ MAS GRACIAS. DIEGO DOBLER
DIGEDO@HOTMAIL.COM
 
16/03/09 | 23:47: marta mazzilli dice:
Susana...cada vez que hay que desarmar una casa porque nuestro ser querido se fue para siempre, invadimos. Decidimos . Juzgamos. Nos enteramos . Descubrimos. Si cuando se da dentro de los parámetros "normales" es doloroso....ni quiero pensar en el caso de ustedes.Desaparición violenta y, el alma de quien murió al desnudo para el afuera, por necesidad o por pericias...y la derivación encadenada de suposiciones que llevaron al hecho y al escenario ( si es en el pueblo, peor). Tirarán lo que no , rescatarán lo significativo, se preguntarán mil veces ¿por qué a ella? ¿qué hurgaban que no hallaron?...y de tener un dato ¿cómo lo iban a encontrar?.... Fuerza Susana...tarea desagradable si las hay. Te mando un beso,Marta Mazzilli ( el viejo taller)
familiachiaravieyra@yahoo.com.ar
 
Últimas entradas del mes
29/10 | 16:28 SIN TITULO
24/10 | 21:37 INVOCACIÓN DESAFORTUNADA
14/10 | 16:41 DIA DE LA MADRE
24/10 | 11:42 EL AMANTE
18/10 | 14:29 madres


Radio La Quebrada Radio de Tango Indexarte Escribirte OccidentesEscuchanos
Noticias | Efemérides | Novedades | Biografias | Textos | Audio | Recomendados | Entrevistas | Informes | Agenda | Concursos | Editoriales | Lugares | Actividades | Blogs | Letras de Tango I | Letras de Tango II | Contacto | Boletín
© 2006-2019- www.escribirte.com | Todos los derechos reservados   | Diseño Web | Canales RSSRSS