Home | Blogs | Foros | Registrate | Consultas | Lunes 21 de octubre de 2019
Usuario   Clave     Olvidé mi clave
     
Ir a la página de inicioIr a los Blogs
Mi Perfil
suletrasmonte
Susana María Cavallero
Monte - Argentina
Soy una mujer de 60 años, vividos al día de hoy 22 de mayo 2015. Me gusta escribir, leer, el café y el sol y el chocolate, el verde y el agua en mares, ríos, lagos y lagunas. Dibujo y pinto. Escribo historias, verdaderas? falsas? toda la vida es una gran comedia y nosotros los humanos grandes actores que jugamos roles diferentes cada día. Pongo aquí mis escritos para que juzguen, critiquen, alaben, odien o amen a mis personajes. Uds. sabrán que calificativo le darán.
Archivo de entradas | Mostrar datosDesplegar
Ocultar datos Noviembre 2012
CUADRADO
Mostrar datos Septiembre 2011
Mostrar datos Julio 2011
Mostrar datos Mayo 2011
Mostrar datos Marzo 2011
Mostrar datos Enero 2011
Mostrar datos Diciembre 2010
Mostrar datos Noviembre 2010
Mostrar datos Octubre 2010
Mostrar datos Septiembre 2010
Mostrar datos Agosto 2010
Mostrar datos Julio 2010
Mostrar datos Junio 2010
Mostrar datos Mayo 2010
Mostrar datos Abril 2010
Mostrar datos Marzo 2010
Mostrar datos Febrero 2010
Mostrar datos Enero 2010
Mostrar datos Diciembre 2009
Mostrar datos Noviembre 2009
Mostrar datos Octubre 2009
Mostrar datos Septiembre 2009
Mostrar datos Agosto 2009
Mostrar datos Julio 2009
Mostrar datos Junio 2009
Mostrar datos Mayo 2009
Mostrar datos Abril 2009
Mostrar datos Marzo 2009
Mostrar datos Febrero 2009
Mostrar datos Enero 2009
Mostrar datos Diciembre 2008
Mostrar datos Noviembre 2008
Mostrar datos Octubre 2008
Mostrar datos Septiembre 2008
Mostrar datos Agosto 2008
Mostrar datos Julio 2008
Mostrar datos Junio 2008
Escuchá Radio De Tango

Últimos comentarios de este Blog

05/06/13 | 20:32: nenaemoxa dice:
que mal lo hisites
03/12/12 | 07:31: Elena A. Navaro (Falta tiempo para tanto decir) dice:
Muy bueno tu texto, sobre todo original, me gustó. Cariños Elena
08/10/11 | 16:16: suletrasmonte dice:
Maria del Carmen Lima: ¿¿Porque doy verguenza? No se preocupe quizá el comentario no le atañe a Ud. Además no se quien es Ud.je je...o es una de los tantos que borró la opción \\\"VOTA ESTE TEXTO\\\"
Vínculos
facebook
La técnica y el hombre actual La técnica y el hombre actual


Es cierto que algunos valores clásicos han cambiado, siendo lógico que esto sucediese ante tantas va... Ampliar

Comprar$ 25.00

suletrasmonte


Aquí mostraré algunos de mis cuentos y /o por que no mis poesías.
Soy una aficcionada sin títulos habilitantes. Me gusta escribir y todas las ramas del arte. Sin cursos ni preparación. Solo ganas de que conozcan mis cuentitos


Escribí un comentarioEscribí tu comentario Enviá este artículoEnvialo a un amigo Votá este artículoVotá este texto CompartirCompartir Texto al 100% Aumentar texto

DOLOR



                                              DOLOR

 

Cayó pesada sobre los ladrillos del patio.  Las manos enjabonadas todavía sostenían una sábana estrujada a medias que colgaba del piletón y  tendía un puente chorreante hasta su cuerpo.  Corrieron las demás mujeres, abandonando el azul para la ropa y las tablas de lavar. Unos niños que jugaban a las bolitas cerca de las macetas con malvones, también corrieron.  Los sacaron de en medio y acercaron paños húmedos a las sienes de Amelia, alguien trajo alcohol para que aspirara y volviera del desmayo.  La ayudaron a llegar hasta su pieza y la acostaron.

Así me contaron cuando entré desesperado en nuestra humilde pieza.  Las paredes me recibieron más sombrías que nunca, los costrones de material descascarado me cayeron sobre la espalda, ahogándome. Palpé los bolsillos del pantalón en un acto reflejo. Si ya sabía que la pasta estaba ausente. No habría para la pichicata.  

Hinqué mis rodillas en el suelo y acerqué la boca a la de ella que respiraba con dificultad.  Acaricié el pelo y enrosqué un dedo en los rulos renegridos. Maldito destino que me pagaba tan mal y me quería sacar lo único bueno que tuve en la vida.

Éramos tan felices desde aquella noche que nos conocimos en un baile.  Ella, una pebeta buena cómo el pan, me miró cándida y escondida detrás de un antifaz negro, recuerdo cómo se desprendió de los brazos de su madre para regalarme la gracia de sus movimientos al compás de un dos por cuatro en ese baile de carnaval.  El papel picado le nevaba la cabeza llena de rulos y las serpentinas de colores se enredaban en sus piernas morenas. Tenía puesto un vestido floreado que dejaba ver sus pechos aprisionados y la cintura chiquita que cabía en mis dos manos entrelazadas, me atraparon para siempre en un amor que nunca más volveré a sentir por nadie.

Pocos años nos duró la dicha y no llegó a nuestro humilde hogar el hijo que anhelábamos.  Llegó otra cosa no deseada. Una maldita y horrenda figura con forma de enfermedad se adueñó de mí dulce Amelia. La amenaza de la parca se aparece en las noches susurrando su maldad y nos avisa que pronto se la llevará.

He peleado con uñas y dientes contra ella, he rogado e implorado, más ese de arriba se ha vuelto sordo y no escucha mi pedido.

Los conchabos no me alcanzan para paliar la enfermedad y la innombrable se aparece todos los días en forma de tos persistente, quitándole fuerzas para respirar, sus débiles pulmones son un fuelle desinflado donde el aire no quiere entrar.

Veo todas las mañanas como los colores de su cara se destiñen y los huesos escondidos ahora se muestran impúdicos a través del nácar de su piel.

Amelia era una niña que reía y soñaba, no le importaba la pobreza, era feliz, me esperaba con el guiso calentito y un pan recién horneado, daba luz con su presencia a esta pobre pieza y se daba maña cosiendo cortinas y tejiendo carpetitas para engalanar el hogar. El brillo del calentador daba envidia a cualquier joya y la dulzura piadosa de sus manos le dieron a mis penas caricias de bondad.

En vano yo aliento una febril esperanza, clava en carne propia sus garras el dolor y no puedo más que pensar cómo desgarra y ahonda la herida de no poder salvarla.

Abre de pronto sus ojos verdes y con una mueca forzada de alegría, me pide que la lleve otra vez al baile, que su cuerpo quiere recibir mi abrazo mientras los versos de Contursi le inundan de paz el alma.

Casi sin ver, por las lágrimas que me enceguecen corro a pieza del Negro Paredes a pedirle la radio, frenético busco la emisora donde pasan los mejores tangos del arrabal y sintonizo despacito, casi un susurro melodioso se adueña del lugar. Amelia sonríe.

Las viejas de las piezas del fondo están arracimadas contra la puerta. Rezando un rosario interminable, sus ojos quietos y líquidos mirando a través de las cortinas de organza y puntillas. Esperando.

Aterrado, tomo su mano lacia, beso su boca descolorida, quiero abrigarla y con espanto veo que la muerte pudo más.

Sus ojos se cerraron y el mundo sigue andando, los chillidos de los niños en el patio del conventillo siguen escuchándose, los portazos del gringo Tobías, el traqueteo de los carros en la calle y la sirena de la fábrica anuncia el mediodía.

Su boca que era mía ya no besa más y se apagaron los ecos de su reír sonoro.

Hundido en mi quebranto, las lágrimas se niegan a brotar y ni siquiera tengo el consuelo de poder llorar.

Amelia me ha dejado y no tengo más que dolor y rabia por este destino cruel que se burló robándome su amor.

 

 

                                                             CAVALLERO Susana

  

CUENTO CON LA LETRA DEL

TANGO: SUS OJOS SE CERRARON

Música: Carlos Gardel

Letra: Alfredo Le Pera


Calificación:  Malo Regular Bueno Muy bueno Muy bueno - 3 votos  - Ingresá tu voto

Comentarios de nuestros lectores - Escribí tu comentario
25/05/09 | 22:16: alicia (atardeceres rosados) dice:
hola Susana, te agradezco tu paso por mi blog.Es que a veces una lágrima puede ser de emoción, sin llegar a la tristeza. Algo que nos identifica como humanos. Cariños.Ah,y me gustan tus relatos,que traen recuerdos de otra epoca, de patios, y de costumbres que parecen haberse perdido.
aliciavbenitez@yahoo.com.ar
 
15/05/09 | 19:34: marta mazzilli dice:
Bien Susana!!!!....muy buena idea la de jugar con las historias que suponemos esconden los tango. Ah!...y gracias por pasar siempre por el viejo taller. Marta Mazzilli
familiachiaravieyra@yahoo.com.ar
 
Últimas entradas del mes
29/10 | 16:28 SIN TITULO
24/10 | 21:37 INVOCACIÓN DESAFORTUNADA
14/10 | 16:41 DIA DE LA MADRE
24/10 | 11:42 EL AMANTE
18/10 | 14:29 madres


Radio La Quebrada Radio de Tango Indexarte Escribirte OccidentesEscuchanos
Noticias | Efemérides | Novedades | Biografias | Textos | Audio | Recomendados | Entrevistas | Informes | Agenda | Concursos | Editoriales | Lugares | Actividades | Blogs | Letras de Tango I | Letras de Tango II | Contacto | Boletín
© 2006-2019- www.escribirte.com | Todos los derechos reservados   | Diseño Web | Canales RSSRSS